Me gusta la Producción Pull, ¿pero la puedo aplicar en mi Empresa?

Lean

Me gusta la Producción Pull, ¿pero la puedo aplicar en mi Empresa?
 Los beneficios de la Producción Pull son bien conocidos, los principales la reducción de stocks y del plazo de entrega con todo lo que ello supone. Entonces, ¿por qué cuesta tanto generalizar este sistema de producción?, ¿cuáles son las causas del fracaso en su implantación?

La teoría es simple

Como buen principio LEAN, la teoría es simple, producir sólo lo que demanda el cliente cuando el cliente lo demanda en la cantidad que se demanda, extendiendo el concepto cliente tanto al cliente interno como externo.

¿Por qué fracasamos?

Queremos cambiar un sistema de producción sin cambiar las reglas de juego, sin considerar los requisitos previos, sin planificar las acciones a llevar a cabo para garantizar el éxito, y sin duda, la culpa de nuestro fracaso se la echaremos a esto que llamamos PULL.

Pero, ¿cuáles son los requisitos?

La complicación del Sistema de Producción Pull está en la aplicación de este principio – no en su concepto – y en dar solución a los inconvenientes derivados de los requisitos previos sin los cuales fracasaremos estrepitosamente en su aplicación.

Existen requisitos bastante evidentes o bien conocidos, sobre los cuales se trabaja y bien, a saber:

  • Reducir los tiempos de cambio de referencia.
  • Flexibilidad de cambio de ritmo y equilibrado de las líneas.
  • Necesidades de cambios en la implantación física de las líneas.
  • Nuevas soluciones para los flujos logísticos de aprovisionamiento y para los acondicionamientos de los productos.

Sin embargo, existen otros que o bien ignoramos o bien dejamos para una segunda fase o bien sobre los cuales entendemos que no podemos actuar:

  • Relativos al personal:
    • Flexibilidad en la disponibilidad de personal.
    • Polivalencia.
  • Relativos a la propia planificación de la producción:
    • Eliminación de stocks intermedios y productos terminados originados por programas de fabricación push que pretenden cubrir previsiones de venta.
  • Relativos al Cliente y/o canal de distribución:
    • Alisado de la demanda.
    • Trabajo sobre la diversidad-rentabilidad junto con el canal distribuidor.
    • Reducción los productos terminados a las campañas de venta.
  • Relativos a los proveedores:
    • Reactividad de los proveedores: desarrollo de proveedores lean.
  • Relativos al dominio de los procesos productivos, de no ser así necesitaremos ocultar estos problemas y qué “mejor” que con el temible stock.
    • Aseguramiento de la Calidad.
    • Fiabilidad de las instalaciones.

Visto así no parece tan fácil. Sin duda es un largo camino, para el cual mejor no buscar atajos.

La Estrategia es la Clave

El Sistema Pull sólo funcionará a largo plazo si existe una estrategia clara de Empresa bien planificada que vaya trabajando de forma ordenada cada uno de los anteriores requisitos.

No echemos la culpa al sistema sino a las limitaciones que tenemos para resolver estos requisitos y a nuestra incapacidad para solucionarlos. Mejor aún desterremos la palabra culpa y trabajemos sobre los avances a realizar para definir y aplicar las soluciones necesarias.

Empecemos a trabajar siempre por el Cliente para que el embudo pueda estrecharse más fácilmente, definamos bien sus necesidades, trabajemos la diversidad de manera racional y rentable y sobre todo pensemos siempre como reducir el plazo de entrega esto hará que nuestras acciones se encaminen a reducir stocks y eliminar producciones push.