Las microparadas o tú no rindes como debieras

Las microparadas o tú no rindes como debieras

Vas a hacer tu informe. Buscas el momento del día en el que te encuentras más fresco. Te encierras en una sala. Inicias el trabajo y… ¡Nada imposible, no soy capaz de estar concentrado más de 15 minutos!. ¿Cuántas veces nos ha pasado esto en nuestro trabajo?

Son muchas las causas que pueden influir en el bajo rendimiento en el trabajo. Una de las principales es la pérdida de concentración. Centrémonos en este tema.

Se entiende por concentración a la capacidad de dirigir la atención a un solo objeto, es el acto de abstraerse de todo estímulo parásito que altere la atención hacia el objeto.

Según las opiniones de los expertos, nuestra concentración se rige por una curva similar a la que muestra la figura 1.

Iniciamos nuestro trabajo y, durante un periodo de tiempo que puede ser de unos 5 a 10 minutos, el nivel de concentración aumenta para pasar posteriormente a una fase de máxima concentración cuya duración suele estar comprendida entre 30 y 40 minutos, después la concentración empieza a descender de forma mas o menos brusca.

Si esta situación la trasladamos al puesto de trabajo en el taller, en la oficina, en el servicio de atención al público, etc.  nos ocurre lo mismo, tenemos una fase de inicio con una rampa de subida de la concentración, en el momento en que ésta es cortada por cualquier evento (llamada telefónica, comentario de un compañero, consulta del jefe, … ) nuestro nivel de atención cae en picado y tiene que volver a recuperarse lentamente. De esta forma, nuestra concentración en un periodo de tiempo relativamente corto puede haber sufrido repetidas subidas y bajadas como las que aparecen en la figura 2.

¿Y cuál es la consecuencia de todo esto?, pues que nuestro rendimiento es muy bajo y además la repetición de eventos que nos cortan nos produce fatiga.

En la Figura 3, podemos apreciar gráficamente la diferencia entre el rendimiento esperado y el real.

Como ocurre con los indicadores de productividad industrial, nuestro rendimiento en el trabajo, en este caso en la confección del informe, será equivalente al tiempo que realmente hemos estado concentrados al 100% frente al tiempo durante el cual hemos trabajado realmente.