Preparar con éxito un TPM

Buena parte del éxito de cualquier workshop se encuentra en la preparación del mismo. El afán por mejorar puede a veces llevarnos a dedicar poco tiempo a la planificación, necesaria en todo ciclo PDCA, tiempo que sin duda tendremos que emplear posteriormente y posiblemente sin la misma eficacia. En un workshop TPM esta fase resulta esencial.

Checklist para un TPM

Existen varias tareas a realizar durante la preparación de un TPM:

  • Designar piloto del workshop,
  • Seleccionar el perímetro,
  • Constituir el equipo,
  • Realización de 5S previa; durante el workshop se profundizará en las anomalías,
  • Prever de personal de mantenimiento que nos asistirá esencialmente para poner la zona a nivel,
  • Disponer del histórico de los tiempos de intervención en averías,
  • Disponer del histórico de frecuencia de intervención,
  • Disponer de una descomposición de la máquina en subconjuntos funcionales,
  • Disponer de los planos o esquemas de las distintas partes de la máquina,
  • Disponer de las gamas: mantenimiento preventivo, auto-mantenimiento, limpieza,
  • Disponer de los modos operatorios,
  • Clasificación por familias de pérdidas en forma de paretos y reunir todas las informaciones de paradas de máquina, en un periodo de 3 meses.

Bajo mi punto de vista, si tuviese que destacar una tarea esta sería la última mencionada anteriormente para la cual se hace imprescindible establecer y diferenciar todos los tipos de pérdidas de la instalación con antelación al workshop.

Cierto es que a todos nos gusta salir bien en la foto y que nuestro indicador de un rendimiento (OEE: Overall Equipment Efficiency) sea alto incluso como punto de partida, pero es imprescindible no engañarnos a nosotros mismos. Debemos diferenciar perfectamente cuales serán las grandes paradas programadas que dejaremos fuera del TPP (Tiempo programado de producción o tiempo requerido) y cuales otras paradas las dejaremos dentro y por tanto serán tratadas como pérdidas de productividad. Al decir que las tratamos como pérdidas quiero decir que serán sujeto de análisis para preparar una estrategia de reducción de las mismas.

Todo este tipo de pérdidas las debemos identificar y para que el workshop TPM sea exitoso es necesario conocer la situación actual y sus diferentes pérdidas. Sólo así podemos analizar los datos y marcarnos objetivos realizables. Tendremos entonces que disponer de datos como mínimo de 1 mes o 2, que sean representativos, y para eso, en caso de no disponer de un sistema automático de captación de los diferentes “tiempos de estado de la instalación” tendremos que implantar una toma de datos manual o semi-manual al uso, pensando cómo en el futuro vamos a solventar la necesidad de medir.

El establecimiento de los tiempos de estado y del sistema de medida resultan esenciales y algunos workshops son poco exitosos debido a su déficit de preparación. Siempre resulta en este punto recordar que sin medición no hay mejora.