El poder de las emociones

El poder de las emociones

Por | 2018-07-04T10:50:31+00:00 1 marzo , 2013|Management y Liderazgo|28 Comments

(foto: karamelwish)

¿Quién no ha pronunciado alguna vez frases como: déjame que lo consulte con la almohada…, …no me da buena espina…, … mi sexto sentido me dice…, o …ese asunto me huele fatal…?

A lo largo de la historia hemos podido comprobar cómo se ha sobrevalorado el pensamiento racional y el cognitivo, dejando de lado otros que hoy en día vemos claramente ligados con la inteligencia más racional como son las emociones, la intuición y las sensaciones.

[quote]No caigamos en la trampa de pensar que la ciencia solo se basa en análisis y lógica, la intuición es responsable de su avance” – Peter Bowler[/quote]

El mismo Descartes decía que para llegar a la verdad sólo hay dos formas: la intuición, y la razón. Y aquí es donde quería detenerme, a menudo definimos a alguien que es inteligente como una persona lista o al revés, términos, que si bien son complementarios, se refieren a conceptos bien diferenciados.

Desde el punto de vista más científico, se maneja el término inteligencia, como la alta capacidad mental de un sujeto, también conocido como CI o IQ,  y siendo la resultante de la realización de unas pruebas específicas denominadas test.

El listo sin embargo, es aquel que utiliza al máximo su capacidad intelectual sea alta o dentro de la normalidad, pero sabe desarrollarla y aprovecharla.

¿A cuántos de nosotros nos ha sorprendido comprobar el día que por casualidad nos encontramos en la calle con aquel compañero de colegio o universidad que era el más inteligente, (el empollón de clase, vamos…!) y comprobamos que ni ocupan el puesto que esperábamos, ni han triunfado en la vida de aquella manera que nuestra mente vaticinaba?.

[quote]“Las emociones son inteligentes y vitales para tomar buenas decisiones” – David Caruso, psicólogo y profesor de la Universidad de Yale[/quote]

Sin dejar de reconocer la importancia que tiene el cociente intelectual para llegar a alcanzar nuestras propias metas, está claro que solo no basta. Aquellos empollones de los que os hablaba, se preocuparon más de ser inteligentes que de ser listos, es obvio que lo dejaron de lado, sin apenas darse cuenta de que el nivel de inteligencia no garantiza una adecuada carrera académica ni profesional y mucho menos una vida personal plena.

Según un estudio realizado a nivel mundial por el prestigioso The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations, el 77% del cociente de éxito era debido a nuestras aptitudes emocionales, frente solo a un 23% debido a nuestras capacidades intelectuales.

Por tanto debemos ser inteligentes y desbordar talento, debemos tener la formación y el conocimiento, y a la vez preocuparnos de adquirir las herramientas que nos ayuden a gestionar nuestras emociones y las de las personas que nos rodean. Debemos ser capaces de afrontar y emprender proyectos sin que el miedo nos paralice y desarrollar la flexibilidad de adaptarnos fácilmente a situaciones nuevas, acomodándonos a ambientes y situaciones muy diversas y continuamente cambiantes, sabiendo obtener de lo que nos rodea aquello que queremos en el menor tiempo posible.

Os dejo disfrutar de un fragmento de la película, En busca de la felicidad, de Will Smith, en la que veréis claramente estos aspectos.

*Foto karamelwish

Sobre el autor:

28 Comentarios

  1. Jose Ramon Rodriguez 03/03/2013 at 22:33 - Reply

    Completamente de acuerdo con el contenido del artículo. La inteligencia emocional es un factor clave del éxito, en mi opinión por encima de otros elementos. Saber relacionarse, saber canalizar y gestionar equipos con eficacia se apoya en ella; incluso por encima del conocimiento individual. Como bien dicen Les Luthiers, “lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe”. Aunque parezca mentira, tras ese chiste se esconde sutilmente lo que comentas: la importancia de la inteligencia emocional por encima del simple conocimiento individual.

  2. Mª Jesús Esbec 05/03/2013 at 11:11 - Reply

    Gracias Jose Ramón por tu comentario.
    Tomando las palabras de Daniel Goleman, considerado el padre de la Inteligencia Emocional,debemos aplicar este concepto en todos los ámbitos posibles de nuestra vida, -“la inteligencia emocional y sus competencias son claves para alcanzar el éxito personal y profesional”-.

  3. Antonio Garnacho del Valle 07/03/2013 at 18:46 - Reply

    Cuánta razón hay en el artículo. El éxito personal y profesional de un individuo no solo está ligado a los conocimientos que adquiere. También influye, y de una manera contundente, las conductas que se desarrollen, las actitudes con las que se afronten los momentos de decisión, las destrezas que se hayan desarrollado a lo largo de la vida. Todo ello configuran ese “curriculum oculto” que tiene cada uno y que no se puede expresar en el C.V. Si todo eso se pudiese valorar a priori, cambiaríamos totalmente los actuales procedimientos de selección. Es todo eso lo que nos hace competentes, y el control de las emociones es fundamental para desarrollar la competencia.
    Gran artículo, por su contenido y expresión.

    • María Jesús Esbec 08/03/2013 at 08:49 - Reply

      Gracias Toño por tus comentarios y aportación.
      En la actualidad vemos que la selección de personal se basa, en un altísimo porcentaje, en las aptitudes de los candidatos, , aptitudes defendidas con títulos académicos, certificados de cursos de especialización y otros, dejando de lado las actitudes de los aspirantes, vitales si queremos conseguir un desempeño laboral eficiente y duradero en el tiempo.

  4. Ana Merayo 07/03/2013 at 21:44 - Reply

    Comparto totalmente el contenido del post. Es esencial conocer las diferencias entre ser listo e inteligente, de la importancia que tiene tener la capacidad de adaptarse a las situaciones y sobre todo, no olvidar nunca la importancia de nuestro mundo emocional, ya que sin este, no seriamos capaces de desarrollar o mejorar nuestros potenciales como: plantearse objetivos, tener motivación, esforzarse, superarse, conocerse a sí mismo, empatizar, ser competitivo… Todo esto, para conseguir adaptarnos con éxito a los continuos cambios que sufrimos en nuestro entorno.
    Necesitamos seguir reinventándonos a todos los niveles: en lo intelectual, emocional, formación, experiencial…!!!

    • María Jesús Esbec 11/03/2013 at 19:59 - Reply

      Claro que si, siempre, reinventarse y equivocarse cuantas veces sea necesario.
      Gracias Ana, por tu aportación.

  5. Manuel Mateo 08/03/2013 at 21:31 - Reply

    Cómo me gusta la gente que es “inteligente emocional”. Muchas veces decimos: “qué bien me cae fulanito”, ¿verdad?
    Con esas personas quiero yo compartir mis experiencias profesionales, de ocio, etc.
    Con esas personas me apunto a lo que sea!. Cuando organiceis algo me llamais, ¿vale? Yo también quiero disfrutar de esas buenas sensaciones y emociones…
    Estupendo post, Chus. Felicidades

    • María Jesús Esbec 11/03/2013 at 20:06 - Reply

      Gracias Manuel, por supuesto que si, rodearse de gente con empatía y que trasmita alegria y entusiasmo por las cosas que hace, siempre aporta valor añadido al trabajo que se realice.
      Un abrazo,

  6. Sara Garcia Mediavilla 10/03/2013 at 19:24 - Reply

    Hola Chus, estupendo post…
    Los enfoques racionales para la toma de decisiones y resolución de problemas son insuficientes en nuestro mundo cada vez más complejo. La intuición puede proporcionar esa ventaja decisiva, aumentar nuestra capacidad de descubrir, crear, predecir y evaluar.
    Un abrazo,

    • María Jesús Esbec 11/03/2013 at 09:28 - Reply

      Refraseando a Peter Bowler, “No caigamos en la trampa de pensar que la ciencia solo se basa en el análisis y la lógica, la intuición es responsable de su avance”.
      Gracias por tu comentario Sara,

  7. Raúl Bernal Sanguino 11/03/2013 at 14:32 - Reply

    Absolutamente de acuerdo con el post.
    A nivel laboral, estamos acostumbrados a evaluar a las personas por su capacidad intelectual y/o por sus conocimientos, pero en nuestro entorno de amistades no nos fijamos demasiado en estos criterios sino que damos más valor a lo emocional, definimos a nuestros amigos como ‘me hace reír’, ‘es muy confiable’, ‘me da paz’, ‘tiene soluciones para todo’…
    Cuando hablamos delante de nuestros amigos, lo hacemos relajadamente, sin escucharnos a nosotros mismos, nos reímos de nuestros defectos, aceptamos sin trauma sus críticas.
    ¿Por qué no nos comportamos en el trabajo como en la calle?…¡Por miedo!, miedo a que descubran lo que no sabemos, miedo a que descubran nuestros límites, miedo porque no somos emocionalmente inteligentes.
    La inteligencia emocional no es una habilidad innata, ha de desarrollarse. Podemos comenzar con una buena dosis de humildad: ‘siendo conscientes de lo que no sabemos’ y otra buena de esfuerzo ‘mejorando continuamente lo que ya sabemos’
    Como bien comenta en este post Antonio Garnacho, esta habilidad es parte de nuestro ‘curriculum oculto’ y aunque parezca que no se puede valorar a priori, las Redes Sociales están cambiando sin duda este panorama.
    Muy buen post Chus. Enhorabuena

    • María Jesús Esbec 11/03/2013 at 20:02 - Reply

      Por supuesto que sí, gracias a las redes sociales, somos capaces de conocer algo más de un candidato en el momento de seleccionarle para un determinado puesto. Estas redes nos indican como se desenvuelve en entornos muy diversos, su nivel de empatía, su tolerancia a la frustracción y de relacionarse con los demás, sin duda, gran herramienta de selección también.
      Gracias por tu aportación Raúl. Un abrazo

  8. Mónica Pérez Martínez 11/03/2013 at 20:17 - Reply

    Mª Jesús una reflexión estupenda y muy realista del verdadero inteligente, “el listo”. Un saludo

    • María Jesús Esbec 13/03/2013 at 08:21 - Reply

      Gracias Mónica,
      Seamos “listos” y aprovechemos al máximo nuestras capacidades y recursos,

  9. Mónica Fernández 12/03/2013 at 10:07 - Reply

    Enhorabuena! Me ha encantado tu post, comparto la idea de que los sentimientos y la intuición influyen activamente en la toma de decisiones en cualquier situación.

    • María Jesús Esbec 13/03/2013 at 08:36 - Reply

      Einstein afirmaba que intuyó la teoría de la relatividad, pero que su cerebro no le regaló esta magnífica intuición de forma gratuita. Antes, él tuvo que dedicarse a estudiar noche y día sobre el tema. No paraba de alimentar su cerebro con datos.

      Su genialidad brotaba de muchos lugares diferentes, uno de ellos era su mirada. Observaba el mundo sin dejar que las teorías anteriores le obligaran a verlo de una determinada manera. Intentemos emular a Einstein, observemos mucho y sin prejuicios. Así nuestro cerebro tendrá el material necesario para intuir.
      Gracias a tí Mónica.

  10. ELISA 12/03/2013 at 23:54 - Reply

    Cuánta razón! Ojalá se dedicase más tiempo a potenciar la inteligencia emocional en las organizaciones…
    Mientras tanto, los que creemos en ella tenemos una labor fundamental…
    Enhorabuena por el post,

    • María Jesús Esbec 13/03/2013 at 08:50 - Reply

      Sí, yo también considero que es vital que en las organizaciones se tome conciencia del impacto favorable que tiene el desarrollo de la inteligencia emocional en sus equipos.
      La forma de cómo nos sentimos tiene una influencia directa en nuestro comportamiento y en nuestro rendimiento laboral. Contrariamente a lo algunos todavía piensan, los sentimientos son un factor clave en el mundo del trabajo; Por tanto la forma de relacionarse de manera correcta es una necesidad básica que debería ser aprendida.
      Gracias Elisa por tu reflexión,

  11. Andrés Gómez 13/03/2013 at 10:48 - Reply

    Gran artículo, pienso lo mismo sobre la película ‘En busca de la felicidad’, están presentes todos los valores y aspectos que mencionas, es una de mis preferidas.
    Un saludo y enhorabuena.

    • María Jesús Esbec 15/03/2013 at 11:00 - Reply

      Una pelicula que sin duda consigue emocionar…
      Gracias por tu aportación Andrés.

  12. Eva González 25/03/2013 at 15:43 - Reply

    Sin duda este post me ha hecho reflexionar sobre el asunto y he repasado desde el colegio y la universidad las personas que me han sorprendido, por listas o por inteligentes. Es verdad, tienes razón, María Jesús, se me han ocurrido un montón de ejemplos.

    En el debate de la actualidad, se discute en estos días sobre la reforma de la Ley de Educación, los resultados de la educación española, el informe PISA, o el envidado modelo finlandés. Por ejemplo, España es uno de los países en que más horas se dedican en las escuelas y fuera de éstas a aprender un segundo idioma y, sin embargo, estamos a la cola en el conocimiento de inglés o francés… ¿será que somos inteligentes pero no listos en esto?

    Más allá de los resultados académicos en inglés, lengua o matemáticas, sería muy conveniente que el proceso de aprendizaje se nos enseñara, desde todos los ámbitos de la sociedad, como la escuela y los padres, precisamente, a potenciar las aptitudes, la inteligencia emocional y a desarrollar las habilidades que nos van pueden hacer “sobresalientes” en uno u otro ámbito. De esta manera nos podríamos aprovechar mejor de nosotros mismos y seguro podríamos ayudar a los demás a hacer lo propio.

    No puedo estar, también, más de acuerdo con Raúl Bernal, y las redes sociales pueden ayudar a conocer mucho mejor a la persona que está tras una fachada, un puesto, un CV de una página… para bien o para mal.

    Espero pronto leer otro post tan interesante como este.
    Gracias.

    • María Jesús Esbec 04/04/2013 at 09:08 - Reply

      Muchas gracias por tu comentario Eva.

      Totalmente de acuerdo, nuestros hijos estarán más preparados si en su plan de estudios, además de los fundamentos académicos, se incluye un programa que desarrolle y potencie sus aptitudes sociales y emocionales, en la infancia el cerebro humano experimenta un mayor crecimiento y es ahí cuando deberían empezarse a desarrollar todas estas herramientas.

  13. María Pereda 04/04/2013 at 08:19 - Reply

    Me ha encantado este post, pero desgraciadamente, se valora muy poco en las empresas la parte emocional de las personas. No se potencian los líderes transformacionales, en los que la parte de inteligencia emocional es tan importante.
    Las personas con una inteligencia emocional alta no se valoran de la misma forma que las personas que son “inteligentes”. Se piensa que por crear un ambiente distendido, en el que sea fácil trabajar, no eres lo suficientemente apto para obtener resultados. Creo que aún hay mucho que hacer y mucha cultura empresarial que cambiar. No porque se trabajen muchas horas se van a obtener mejores resultados. Desde mi humilde opinión, los resultados dependen mucho del ambiente en el que se trabaje y de la motivación del empleado.
    Y en tiempos de crisis, la motivación, el ambiente y la inteligencia emocional pasan a un 2º o 3º plano.
    Siguiendo con Einstein, y con grandes científicos, en la escuela le dijeron que no había nada que hacer que no iba a llegar a nada. Creo recordar que era disléxico. Y el resultado ha sido muy diferente, es una eminencia mundial con su teoría de la relatividad…

    • María Jesús Esbec 05/04/2013 at 11:45 - Reply

      A colación de lo que comentas, me gustaría compartir con vosotros un artículo que he leido, en el que hablaban, del salario emocional, hace ya varios meses mi compañera Mónica Fernandez escribió sobre los incentivos no monetarios en este blog. Este término enfatiza todo esto que tú comentas María, la importancia de la implicación y motivación de de las personas y del ambiente laboral en la consecución de los éxitos de las compañías.
      Para ello en el ártículo que os comento enumeraban varios aspectos que a continuación detallo:

      – FELICITA al personal en público
      – PREOCUPATE de verdad por sus problemas
      – FOMENTA su crecimiento y mejora personal y profesional
      – INVOLUCRALE y hazle sentir la importancia que tiene su trabajo para la organización
      – DELEGA MÁS
      – DEDICALE tiempo para corregirle y enseñarle
      – ORGANIZA algún acto fuera de las horas de trabajo
      – DEMUESTRA tu confianza en él
      – CORRIGELE en privado
      – NO CRITIQUES a nadie con nadie
      – FOMENTA iniciativas y creatividad

      Muchísimas gracias por tu aportación, muy interesante tú reflexión.

  14. Pedro Emilio 20/04/2013 at 01:00 - Reply

    Sabía desde hace mucho mucho tiempo, que un consultor de éxito sabe combinar el saber hacer (conseil y formación) y el saber estar (relacionarse emocionalmente y coaching) siempre con intuición. Sin embargo no habría sabido expresarlo tan sabiamente como tu lo has hecho. Un coach debe reunir ambos aspectos en mi opinión y la empatía es la mejor compañera. Pasar mucho tiempo fuera de la oficina en contacto con el mundo me hace decirte que tienes toda la razón, es más diría que más feliz incluso.
    Ah! y pot cierto los empollones de mi clase tampoco llegaron luego a ser los mejores en la vida. Desde el final de mi carrera, ¡Enhorabuena Chus!!! y muchas gracias por el regalo.

    • Mª Jesús Esbec 15/05/2013 at 11:02 - Reply

      Gracias a tí P. Emilio, por tus sabios consejos y tu empatía. Ahora a disfrutar del merecido descanso, un abrazo compañero!

  15. Pamela 16/11/2013 at 17:56 - Reply

    Muy bueno el post. Quisiera compartir mi vision sobre el tema. En muchas ocaciones en que me postulaba a empleos, al ver mi cv quedaba en evidencia q quedaba “rezagada” en competencias académicas en comparación con las demás personas, porque a mis casi 28 años aún estoy haciendo mi carrera universitaria, no tengo sólidos conocimientos de inglés y tampoco mucha experiencia laboral; pero no había allí (en el CV) dónde volcar mis aprendizajes de la vida. Cómo asistí a mi madre con un cáncer terminal a los 18 años, cómo me las ingeniaba para obtener recursos para mantenernos; cómo lidie con su pérdida; cómo me propuse hacer una carrera; cómo salí de una depresión grave a los 22 años; qué herramientas usé y que hoy puedo compartir con quién las necesita; y cómo hoy administro mi tiempo para ser madre, esposa, ama de casa y seguir estudiando gracias a una beca que solicite, manteniendo un promedio de 8.65..! no hay lugar para eso en el CV y en las entrevistas no interesa; por el contrario no se cuentan porque “restan.” Yo creo que volcar una selección volcada sólo en el IQ de un postulante de lo más despesonalizante…! Por que una persona es un todo, el iQ sin visión en conjunto carece de valor alguno. Una persona tiene una dimensión fisica, psiquica, emotiva, mental, valorativa y social y tiene mucho para aportar a una organización, no sólo lógica y razón por que ellas, dependen del todo.

    • Mª Jesús Esbec 19/11/2013 at 11:14 - Reply

      Gracias por contarnos tu experiencia personal Pamela, me ha encantado leerla.
      Nos hace reflexionar de nuevo sobre la importancia de mostrar nuestra marca personal en una entrevista de trabajo.

      Creo que está claro que todos pensamos que cuando buscamos empleo debemos demostrar lo competitivos y rentables que seremos para la empresa en la que postulamos nuestra candidatura y para ello debemos mostrar también todo aquello que nos hace ser diferentes y únicos, lo que Antonio Garnacho comentó hace meses en este post y llamó “Curriculum Oculto”.

      Todas nuestras vivencias y experiencias personales han forjado lo que hoy somos y el porqué de muchas decisiones que se pueden ver en nuestros CV´s se encuentran en nuestra historia personal.

      Cuantos más detalles demos de porque somos diferentes, de qué manera nos desenvolvemos en diferentes entornos y situaciones y de qué manera controlamos nuestras emociones, más información tendrá el seleccionador para saber cómo somos realmente y como respondemos ante determinadas situaciones.

      Sin duda creo que debemos mostrar todo lo que somos y mostrar los hitos que han forjado nuestras vidas y nos hacen ser únicos e insustituibles para el puesto ofertado.

      Un abrazo a todos y gracias por vuestras sabias reflexiones, Chus,

Déjanos un comentario