Cuando descubrimos que la estandarización es la clave

Cuando descubrimos que la estandarización es la clave

Por | 2018-07-02T11:01:07+00:00 2 abril , 2013|Calidad, Lean|2 Comments

estandarizacion-filosofia-lean-sLa estandarización de los métodos de trabajo es una herramienta básica en la filosofía lean. Debido a su sencillez conceptual, en muchas ocasiones se trivializa con lo que tarda en descubrirse la capacidad de mejora del rendimiento en las organizaciones que es capaz de generar.

Siempre que pienso en todo lo vivido y aprendido en estos años aplicando la filosofía “lean” en las empresas, me doy cuenta del impacto que causó (y sigue causando) en mí y en las personas con las que me toca hacer proyectos todo lo que tiene que ver con la estandarización del puesto de trabajo.

Recuerdo perfectamente mis primeras formaciones recibidas sobre estandarización. Me parecían algo trivial que parecía “venderse” de forma rimbombante. Con el tiempo me he dado cuenta de que entonces todavía no había llegado a captar la auténtica dimensión de esta herramienta. En aquel momento seguía identificándola con las famosas “instrucciones de trabajo”, es decir, con el “qué hay que hacer”. Había visto y trabajado en empresas en las que el “qué hay que hacer” estaba muy claramente definido y aun así en ocasiones seguían existiendo importantes problemas de calidad…

Interiorizar que lo que realmente nos aporta el plus de calidad no es el “qué hay que hacer” sino el “cómo hay que hacer” no es un paso evidente. Escribir los estándares de forma precisa, exenta de todos los despilfarros posibles, y creerse verdaderamente que la correcta aplicación permanente de los mismos  por parte de todos los actores es lo que va a garantizar el mejor resultado es un cambio cultural realmente importante. Para conseguir algo así es necesario velar por el cumplimiento efectivo de los estándares, gestionando la forma de comprobar si el respeto de los mismos es real o no.

Curiosamente, a pesar de lo que pueda parecer, esta forma de trabajo no está pensada para que trabajemos como máquinas (cuántas veces habré oído aquello de que esto trata de hacer que las personas trabajen como robots…), sino exactamente todo lo contrario. Una óptima estandarización en el puesto de trabajo debe llevar a un cotidiano de mejora continua en el cual surgirán ideas creativas de mejora de estándares en las propias personas que los realizan. Se intentará hacer las cosas un poquito mejor cada día… Y apetecerá hacerlas mejor…

El secreto de la estandarización al final radica en la parte humana. Es este aspecto el que puede convertirla en una herramienta que marque la diferencia y que genere una potente ventaja competitiva en nuestra organización…

Sobre el autor:

2 Comentarios

  1. Revista Logistica 04/04/2013 at 21:38 - Reply

    Muy Bueno!!!

  2. Cristina 21/10/2013 at 09:27 - Reply

    Lo comparto al 100%. Cuántas veces se ha obviado la participación de los actores?, y son ellos el valor auténtico del éxito.
    Hacer un sabroso cóctel de estandarización y gotas de mejora continua es nuestra fuerza y aportación a las empresas.

    Me ha gustado mucho.

Déjanos un comentario